Los metales pesados

Cadmio (Cd).

La producción de cadmio aumenta una media de 10% por año. Constituye, hoy día, un elemento im-portante de la cadena alimentaria, por lo que no podemos evitar el encontrarlo en nuestro entorno, por ejemplo, está presente en el agua potable, en los monocultivos vegetales, o en el humo de los cigarril-los, el cual contiene entre 0,1 y 0,2 microgramos de cadmio, que el cuerpo del fumadoer almacena en los riñones, principalmente.

Plomo.

Este metal pesado se comporta como el calcio, en nuestro cuerpo, es decir, que a partir de una cierta concentración se deposita en los huesos. Los niños son los más perjudicados ya que, a nivel del intes-tino, su cuerpo absorbe 40% más que el de un adulto.

Una intoxicación crónica con plomo produce enfermedades de los riñones, de la médula espinal, del bazo, de los gánglios linfáticos o del sistema nervioso central.

Mercurio.

El mercurio está en todas las bocas, por dos motivos ; por el debate sobre las amalgamas dentales (empastes) y por ser un componente de dichas amalgamas. Descubra con todo detalle, más adelante, el nexo entre el mercurio, las amalgamas y la desintoxicación.

Paladio.

Este metal noble sirve para la fabricación de aleaciones con el oro, la plata o el cobre. Tambien se utiliza par ciertas obturaciones dentales.

El paladio es absorbido por la mucosa bucal y almacenado en el cerebro, lo cual puede provocar tras-tornos cerebrales, alergias e incluso el cáncer.

Chlorella web shop

Chlorella Green Gem

Chlorella BIO