El color y el olor

El color de la Chlorella.

Debe ser de color verde oscuro uniforme y brillante. La alta concentración de clorofila en la Chlorella hace que ésta sea muy sensible a la luz, y que su color se difumine muy rapidamente cuando se le expone durante bastante tiempo a la luz. Un color pálido indica que el producto es viejo y biológicamente pobre, a pesar de que ésto no conlleva ninguna nocividad.

Si los comprimidos de Chlorella presentan manchas, es que la pureza del producto no es la adecuada. Igualmente, en caso de que los comprimidos tengan un color azulado es que se han mezclado, en la preparación de los mismos, bacterias verde-azuladas.

Un consejo. Es observando el color verde oscuro y brillante, así como el olor de producto, que debe ser « fresco », que se puede reconocer la calidad de la Chlorella que se compra.

El olor de la Chlorella

Todos los productos a base de Chlorella huelen a « frescor ». Por supuesto, los comprimidos tienen un olor más fuerte que las cápsulas. Si el producto no desprende olor o huele poco, se pueden tener serias dudas sobre su « frescor ». Por otra parte, un olor desagradable o un poco picante, indica la presencia de rastros de bacterias verde-azuladas. En este caso, por medida de seguridad, no se debe consumir el producto.

Chlorella web shop

Chlorella Green Gem

Chlorella BIO