Ganamos en edad, pero no en vitalidad

Desde finales del siglo 19, la esperanza de vida, por ejemplo en Francia, aumenta constantemente. Actuálmente, la esperanza media de vida de la mujer es de 80 años y de 74 la de los hombres. Este incremento, se debe esencialmente a la lucha contra las enfermedades infecciosas, como la viruela y el cólera, al descenso de la tasa de mortalidad infantil y a la mejora de las condiciones de vida (social e higiene). Esta tendencia positiva de la esperanza de vida no es en cambio representativa de la salud pública. En efecto, no es cierto que cada día suframos menos enfermedades, al contrario :


• Las estadísticas demuestran que actuálmente hay muchos más jovenes que caen gravemente enfer-mos, que hace algunas decenas de años.

• Los casos de las llamadas « enfermedades de la civilización », como los desordenes cardiovascu-lares, problemas hépaticos, diabetes mellitis y algunos cánceres, están mucho más extendidos desde 1958, y además, son la mayor causa de muerte. Lo cual hace que, desgraciadamente, la elevación de la esperanza media de vida se vea acompañada de una mayor frecuencia de enfermedades.

• Es evidente que los progresos de la medicina moderna han contribuido, de manera considerable, al aumento de la calidad de vida. Pero tambien es evidente e indiscutible que una alimentación rica en nutrimentos y pobre en calorías es esencial para la salud en general, lo cual significa que se puede cuidar la salud mediante una alimentación correcta.

Importante. En su informe anual sobre la salud, en todos los paises del mundo, la OMS define la no-ción de salud de la manera siguiente :
La salud, es un estado de bienestar físico, mental y social que no puede ser definido, únicamente, por la ausencia de enfermedad o de malestar.

Chlorella web shop

Chlorella Green Gem

Chlorella BIO